lunes, 2 de abril de 2012

ABRIL 2012. INICIO. Hace muchos años atrás, en Tierra Brava, Aitana Aragón, la doncella más hermosa de la región, llena de ilusiones y enamorada se casó con un apuesto fuereño en la iglesia del pueblo. Durante la fiesta de bodas, su marido salió del festejo para ir a comprar tabaco. Nunca regresó. La espera hizo que la joven mujer llorara a mares, hasta vaciarse de lágrimas y quedar seca, vacía, tanto, que su alma se endureció al pasar del tiempo y embarazada, hundida en la deshonra, por venganza se unió a un viejo terrateniente que le dio poder y prestigio  tanto a ella como a su familia, tanto, que sedienta de poder y cegada por el odio lo explotó y engañó a tal magnitud que al morir el viejo heredó a la joven y hermosa viuda toda su fortuna. Desde entonces ella vive al mando de la hacienda El Corojo, la más grande productora de tabaco, siempre sobre su caballo azotando a quien se cruce en su camino, amargada, dura, entregada de lleno al trabajo para así olvidar al hombre que la abandonó, jurando que él un día volverá y lo destruirá.

En Tierra Brava, la hacienda El Corojo es la más importante de la región, así como la familia Aragón, la cuál es la más respetable y poderosa y en ella vive la dueña absoluta de todo: la señorita Aitana Aragón,  mujer respetada por todos y conocida por su dureza así como por su ímpetu para trabajar y poseer la tabacalera más prestigiada de la región. Con ella viven Elsa, la viuda de su hermano, y los hijos de ésta: Iván y Rodrigo, quien es un muchacho apasionado por la tierra, entregado, justo, que ama lo que hace y se preocupa por el bienestar de los suyos y los demás. Es muy distinto a Iván, el mayor, quien es ambicioso, irresponsable y tiene en la capital del país, donde pasa mucho tiempo, amoríos con una hermosa muchacha llamada Nicole, quien cree que por su condición económica él es el mejor partido que una chica pueda encontrar. Mientras que Iván es cercano a su madre, quien le funge como alcahueta en todos sus líos, aunque ella cree estar segura de que éste se casará con Nicole, a la que cree millonaria y con la que desea vivir para liberarse del yugo de su cuñada, quien la juzga por ser débil y falta de carácter.

Rodrigo es protegido de Aitana, quien lo defiende por sobre todas las cosas pues lo sabe entregado a la tierra, la cual trabaja con pasión y a quien hubiera querido como hijo, en vez del tímido y falto de carácter Alirio, hijo de Aitana, la cual lo desprecia por lo antes mencionado y a quien él tiene absoluto terror ya que ella siempre lo acusa de ser un mariquita sin carácter, indigno de ser su hijo. El joven Alirio es allegado a su tía Elsa, quien lo consuela por todo, hasta de las bromas y burlas del tremendo Iván, quien goza cada que su tía lo insulta.

Como cada año, el día de aniversario de bodas de Aitana llega. Encerrada en su habitación no deja de contemplar el vestido de novia con el que se casó. Con odio asegura que siempre estará esperando por el hombre que fue a comprar tabaco y la abandonó al no regresar jamás, ni siquiera a reconocer a su hijo.

Desesperado por la mala salud de su esposa, Cristina, quien está gravemente enferma, Santiago Elizondo se ha hundido en el alcohol y el juego y por ello ha perdido casi todo, así como también se ha vuelto aún más estricto y severo con sus dos hijas, Lena y Jazmín, quienes sufren por el estado de salud de su madre, la cuál, enferma, les pide que siempre permanezcan unidas pase lo que pase para después hablar con su madre, Doña Magnolia, a quien preocupada, Cristina suplica que jamás revele a su marido una terrible verdad: Que una de sus hijas no es suya, si no del hombre al que ella amó siempre y que así mismo le fue prohibido. Magnolia hace el juramento de nunca revelarlo y Cristina muere repentinamente no sin antes suplicar a su marido que cambie y proteja a sus hijas, recayendo en él cualquier culpa de lo que les suceda. Las muchachas sufren su pena consoladas por su abuela, quien llena de fuerza se vuelve un consuelo para sus nietas. Es Jazmín, la menor, quien sufre más el autoritarismo de su padre, quien siempre la ha culpado de la enfermedad de su madre, pues desde que la dio a luz nunca se pudo recuperar. La muchacha sufre por esa culpa a pesar que Magnolia le asegura que no es verdad lo que su padre segura. Santiago se entera de que lo ha perdido todo y solo posee unas viejas tierras y una pequeña hacienda en Tierra Brava, una zona tabacalera en la que él vivió y a la que nunca regresó desde que la heredó. Aconsejado por su gran amigo, Ismael Ontiveros, se convence de que lo mejor que puede hacer es poner en venta su casa en la ciudad y con ese dinero echar a andar sus tierras, las cuales son una salvación para él y su familia. Lena y Jazmín se oponen a irse a vivir a un lugar que desconocen, lejos de su mundo, pero al saber la situación por la que su padre atraviesa no tienen más opción. Magnolia trata de convencer a su yerno para que deje a sus nietas a su cargo pero Santiago se niega rotundamente.

Rodrigo sorprende a Alirio haciendo nuevas pinturas. No comprende de arte pero lo apoya totalmente en lo que hace, sorprendido por su enorme capacidad. Alirio abraza a su primo y le agradece el apoyarlo. Asegura haber querido tener un hermano como él. Son espiados por Iván, quien más tarde se burla de su hermano, diciéndole que su primo está enamorado de él. Rodrigo enfurece y pide a su hermano que no diga estupideces y traten de ayudar a Alirio, quien es solo una sombra de su propia madre.

En la capital del país Nicole habla con su mejor amiga, Katia, a quien le jura que en cuanto se case con Iván lo primero que hará será gozar de su fortuna y divertirse como siempre lo ha soñado. Desconoce las preocupaciones de Katia, quien no sabe cómo decirle a su amiga que está esperando un hijo del hombre con el que está comprometida.

Iván habla con Jonás, el empleado de confianza de su tía y gran amigo suyo, al que cuenta del embarazo de la amiga de su prometida. Los dos gozan recordando cuántas mujeres han tenido en sus vidas y la de hijos que quizás tengan regados por la región. Se toman un tequila y Jonás aconseja al joven hombre que le endulce el oído a Jimena y la obligue a abortar, así no tendrá problemas a futuro.

El padre Casimiro visita a Elsa para pedirle una cooperación para las procesiones del santo del pueblo. Aitana los descubre y cuando el sacerdote le pide que coopere ella le dice que nunca dará un centavo de lo suyo para enriquecer a los servidores de su Dios. Ese Dios que a ella le falló y la secó de llanto. Casimiro le pide que olvide el pasado y que rehaga su vida pues aún es tiempo. Aitana lo corre y le exige que no vuelva más. Encerrada nuevamente en su recámara, la mujer maldice a Dios y más aún al hombre que la engañó.

Rodrigo tiene amoríos con Guenia, la cual lo ama con locura y solo desea casarse con él. El muchacho habla con ella y sus padres, Leonor y Edilberto, quien tiene negocios con Aitana y lo presionan para que se case con su hija. Rodrigo se sincera con la muchacha y le dice que él todavía no desea casarse a pesar de quererla mucho. Edilberto, ante el berrinche que su hija hace, decide hablar con Aitana, quien le promete que su sobrino se casará con Guenia, aunque en realidad miente, asegurando para sí misma que su consentido, Rodrigo, jamás se casará con nadie pues siempre será para ella.

Los Elizondo llegan a Tierra Brava. Santiago se sorprende al ver que su pequeña hacienda, la tabaquera, no está del todo descuidada y en ella encuentra a Camilo Ríos, un corpulento y bien parecido muchacho a quien el hombre se enfrenta exigiéndole que le diga qué hace allí. El joven dice ser nieto de Don Samuel, antiguo capataz de la hacienda, hace muchos años. Al saber que el hombre aún vive, Santiago habla con él y Delia, su esposa, quienes le dicen que desde que él se fue ya nada volvió a ser lo mismo y la hacienda se fue a pique. Santiago se sorprende cuando Samuel le dice que sus tierras son fértiles y desde que nadie regresó a ellas han sido ocupadas por los Aragón.

Lena y Jazmín hablan de lo mal que se sienten por la pérdida de su madre y el que su padre las haya obligado a ir a vivir a Tierra Brava. Lena decide salir de casa a pesar de que su hermana la persuade de las represalias que su padre podría tomar pero eso no le importa a la muchacha, quien va a dar un paseo por el pueblo y tiene un encuentro con Rodrigo, ante el cuál se presenta poniéndolo al tanto de su estancia en Tierra Brava.

Samuel y Camilo alientan a Santiago para que de nuevo su hacienda vuelva a ser lo que antes fue, antes de que los Aragón se adueñaran de todo. Jazmín los escucha accidentalmente y de esa manera se tropieza con Camilo, quien de inmediato queda enganchado a ella.

Rodrigo cuenta a su tía Aitana que se ha topado con Lena, hija del dueño de la tabaquera. La mujer se impresiona al escucharlo y le dice que lo que la tanto se temía ha sucedido: Santiago Elizondo ha regresado y pronto reclamará sus tierras. Acude a hablar con él para decirle que sus tierras ya le pertenecen pues su familia se ha encargado de trabajarlas desde que los Elizondo abandonaron Tierra Brava, hace más de treinta años. A Santiago eso no le importa y le dice que las tierras son de él por lo que de ahora en adelante vivirá de ellas. Aitana jura que el hombre y su familia se arrepentirán de haber regresado.

Aitana y Jonás hablan de negocios y ella le encarga que se encargue de que los obreros trabajen más. Rodrigo interrumpe y asegura a su tía que los obreros no son esclavos para trabajar tanto pero la mujer insiste en que las cosas deben ser así y ordena a Jonás que no haga caso de las palabras de su hijo, con quien la mujer discute y al que exige que no vuelva a cuestionarla delante de los empleados.

Rodrigo se encuentra con su mejor amigo, Camilo, con quien habla de su futuro, de lo que quieren en sus vidas y ello incluye una mujer. Camilo es soltero y Rodrigo, aunque tiene novia, está seguro de que ella no es la mujer de su vida. Los dos creen que la mujer de sus sueños se encuentra lejos.

Iván se ve con su viejo amigo Mauro, con quien toma unas cervezas. Enmudece cuando su amigo le dice que algún día se sabrá el nombre del que desgració la vida de su hermana, causando con ello la muerte de sus padres y la desgracia de toda su familia.

Violeta, hermana de Camilo y Mauro recuerda cuando confesó a sus padres haber estado embarazada y éstos intentaron llevarla a la ciudad, lejos, para que se despojara de la criatura. Los tres tuvieron un accidente en el que ellos perdieron la vida y ella al hijo que esperaba. Llora amargamente y es consolada por Delia, su abuela, quien le pide que busque un trabajo, que haga algo con su vida, y deje de atormentarse con los recuerdos.

Elsa se entera de la llegada de los Elizondo al pueblo y cree que debe ver a Santiago, el gran amor de su pasado. Un hombre del que la separaron para obligarla a casarse con el hermano de Aitana.

Aitana prohíbe a Samuel y Delia que trabajen para los Elizondo pero Samuel le recuerda a la mujer que desde que la tabaquera existe él y su familia siempre trabajaron en ese lugar. La mujer amenaza con destruirlos a todos y más tarde se presenta ante ella Mauro, quien le dice que él siempre estará a su servicio.

Santiago descubre que Lena salió de casa y la reprende. Les prohíbe a sus hijas rotundamente el salir de la hacienda, donde pueden encontrar demasiado qué hacer en vista de que no tienen sirvientas. Camilo y Samuel aseguran al hombre que de eso no habrá problema pues Violeta puede encargarse del aseo del lugar ahora que él está de vuelta. Santiago asegura no tener dinero con qué pagar por los servicios de la muchacha pero tanto el anciano como su nieto creen que no tiene porqué pagar y aseguran que a Violeta le hace falta algo con qué distraerse.

Jazmín comienza con la limpieza de la casa pero Lena se niega y reclama a su padre el darles la vida que ahora les da y el haberlo perdido todo en sus borracheras. Él la abofetea y ella sale de casa, huyendo. Santiago va detrás de ella pero no logra alcanzarla. Se encierra a beber en su despacho mientras que Jazmín, a escondidas suyas, sale en busca de su hermana. En el camino se topa con Elsa, a quien pide ayuda. Las dos buscan a Lena y la encuentran llorando desesperadamente. Elsa lleva a las muchachas de vuelta a casa y le ofrecen pasar. Allí, después de muchos años, se mira cara a cara con Santiago, a quien da un fuerte abrazo y llora. Los dos hablan de sus vidas, de que ella enviudó  y que él desea trabajar las tierras que abandonó cuando decidió dejar Tierra Brava. Ella le advierte a Aitana es dura y voluntariosa, ambiciosa, así como sus razones para ser una mujer amargada. Promete ayudarlo en lo que pueda para que la mujer no le arrebate lo que por derecho le pertenece.

Elsa recibe en casa la visita de Leonor, quien le cuenta todos los chismes del pueblo. Leonor se entera de que Elsa planea casar a su hijo Iván con Nicole y deja entre ver cuánto le agradaría que Guenia se casara con Rodrigo. Aitana las interrumpe y con severidad asegura que en los planes de Rodrigo aún no está el casarse y menos con alguien como Guenia, quien pareciera presionar para que no se le vaya el último tren. Leonor se ofende y decide marcharse. Elsa pide a su cuñada que se encargue de su hijo en vez de entrometerse en los asuntos de los suyos. Aitana le recuerda que sus hijos y ella están y siempre estarán bajo su tutela pues no tienen nada ni a nadie más que a ella. Alirio las escucha. Aitana le recuerda como lo aborrece pues le recuerda el abandono de su padre.

Violeta habla con su amiga Paloma, quien trabaja en el burdel del pueblo y le confiesa seguir perdidamente enamorada de Camilo. Violeta lamenta que su hermano no la ame aunque cree que eso jamás sucederá por la mala vida que la muchacha lleva. Paloma asegura que ella está en el burdel por una razón y que aunque la juzguen, solo Dios sabe que nunca se ha entregado a un solo hombre.

Jazmín camina entre las tabacaleras y se cruza con Rodrigo, quien de inmediato se enamora de la belleza de la muchacha, con quien entabla una amistad, para más tarde decirles a Elsa e Iván que la ha conocido y se ha enamorado.

Jonás se presenta ante Santiago, y en nombre de Aitana le ofrece una fuerte suma de dinero a cambio de que le venda sus tierras. Él se niega y jura que conseguirá el dinero para pagarle la siembra a la mujer pero pero ella no desea eso, si no echarlo, por lo que pide a Jonás que se encargue de darle a esa familia un buen susto.

Paloma es reprendida por Cornelia, quien es su madre y la obliga a trabajar en el burdel y le exige que no se junte con la nieta de unos campesinos. Paloma no entiende la actitud de su madre, quien le dice que ella debe concentrarse en enamorar a un hombre que las saque de pobres, como Diego, hijo de los Castelán, quien en secreto es amante de Enriqueta Matamoros, una solterona que junto con su hermana, Faustina, son dueñas de la panadería y se pasan la vida criticando a los demás en las iglesias, atendidas siempre por su noble sirvienta Genoveva, quien sirve de celestina a las dos, las cuales se mienten una a la otra jurando ser pulcras.

Jazmín y Rodrigo piensan el uno en el otro y ambos creen que se han enamorado a primera vista. Los dos confiesan a su hermana y hermano que han conocido el amor de sus sueños. Y justo en esos sueños los dos se besan con pasión.

Camilo cuenta a su familia del interés que tiene por Jazmín. Los abuelos le piden que no se ilusione pues una muchacha como ella jamás tendrá ojos para él. Violeta le pide que se fije en Paloma, la cuál lo ama verdaderamente, pero Camilo es de la idea de que en el corazón no se manda y Mauro lo apoya y le propone que entre los dos conquisten a las hermanas Elizondo. Samuel, serio, les deja claro a sus nietos que él no permitirá que se burlen de esas muchachas ni que las enamoren aunque ellas les correspondan, pues ellos deben tener los pies en la tierra y conformarse con una mujer de su misma condición social. Advierte a Mauro que no quiere problemas.

Jazmín no deja de atender a su padre, a quien le pide que regresen a la ciudad pero el hombre sabe que no tiene más opción que intentar hacer algo con sus tierras. La muchacha sufre y al ir al mercado con su hermana son abordadas por Iván y Mauro, quienes quedan maravillados por su belleza. Lena coquetea pero Jazmín se porta tímida, seria.

Elsa se ofrece a darle un préstamo a Santiago para que éste le pague a su cuñada por el tiempo que trabajó sus tierras. Él trata de negarse pero la mujer le hace ver que es lo mejor que puede hacer. Samuel la apoya y entonces Santiago acepta, agradecido prometiendo pagar lo más pronto posible.

Iván se lleva una gran cuando Aitana le dice que Nicole ha llegado al Corojo para quedarse. El muchacho exige a su novia que regrese a la ciudad pero ella asegura no poder y ante la insistencia de éste le dice que si no se casa con ella entonces Aitana se enterará de que está a punto de tener un hijo ilegítimo con Katia. A Iván no le queda más opción que aceptar que su prometida se quede, sorprendido de que sepa la verdad.

Tanto Mauro como Iván no dejan de pensar en Lena y en lo seductora y sensual que es por lo que se deciden conquistarla. Hacen una apuesta en la que vencerá el primero que se acueste con ella

Faustina y Enriqueta hablan del hombre que cada una tiene pero que las dos ignoran tener. Aseguran una a la otra que el suyo es más guapo, más hombre… y más viejo, pues ninguna se atreve a decir que pagan a jovencitos que les hacen los favores, mientras que Genoveva, aseando, solo se burla de ellas pues sabe de las bajas pasiones de las dos.

MAYO 2012. Jazmín y Rodrigo se encuentran. Los dos dan un paseo a caballo por las tierras y entonces, repentinamente, al ver al sol ocultándose, ante la puesta se dan un fuerte beso que sella el comienzo de un nuevo amor. Deciden que serán novios.

Lena tiene un encuentro con Mauro, quien le entrega una joya que él mismo ha robado a Faustina Matamoros, a quien visita algunas noches para hacerle favores sexuales. Lena acepta la joya, encantada, y a cambio está a punto de besarlo pero cuando él está por caer rendido a sus encantos ella desiste y lo deja solo.

Elsa habla con Aitana, a quien les dice que Santiago está dispuesto a pagar por la siembra en sus tierras como gratitud por haberlas trabajado. La amargada mujer se niega a que el hombre recupere lo suyo pero Rodrigo cree que su madre tiene razón. Enfurecida, Aitana les arroja documentos en la cara y les dice que ellos no son nadie para darle órdenes y reclama a Rodrigo el ponerse en su contra. Él trata de hacerle ver que en realidad jamás pagaron renta por usar las tierras que no son de ellos por lo que es justo devolverlas. Aitana se niega y asegura que los Elizondo muy pronto se irán de Tierra Brava.

Violeta ha hecho el aseo de la Tabaquera junto con Delia. Las dos sirven la cena a Santiago, quien al ver llegar a sus dos hijas les prohíbe que vuelvan a salir y que anden exhibiéndose por el pueblo como mujerzuelas. Lena se revela contra su padre y le jura que si no cambia de tratarlas entonces se marchará con su abuela, aunque tenga que pasar sobre el cadáver de su propio padre, quien la abofetea y le exige que no lo provoque porque se puede arrepentir. A solas, Delia le pregunta al hombre porqué se volvió tan severo con sus hijas y él llora, seguro de no saberlo y extrañar a su difunta esposa.

A pesar de las advertencias de Jazmín, Lena se escapa de casa y tiene un sensual encuentro con Iván, a quien besa. Él más tarde en una cantina le cuenta a Mauro que la muchacha ya fue suya, por lo que a éste no le queda más que pagar lo acordado e ir en busca de Faustina Matamoros, quien lo pasa a su habitación y se entrega a él para más tarde darle dinero por sus servicios, mientras que en su habitación Enriqueta escucha ruidos y acude a espiar a su hermana sin lograr ver absolutamente nada. Es sorprendida por Diego, quien le hace el amor pero al tratar de esfumarse por el balcón sufre un accidente. Dice a sus padres que se ha caído de un barranco por lo que la preocupada Leonor lo cura. Le pide que busque a una muchacha de su clase para que pueda casarse. Edilberto interrumpe y pide a su mujer que no atormente a su hijo quien está consentido por su ella, la cuál solo desea que su Diego tenga la misma vida que los herederos Aragón, por lo que el mismo Edilberto le recuerda que Rodrigo es un muchacho de trabajo, dedicado al tabaco, a la cosecha y siembra.  Leonor entonces exige a su marido que le consiga un trabajo a su hijo en el corojo.

Santiago se presenta ante Aitana para pagarle lo acordado por el tiempo que trabajó sus siembras, incluyendo la siembra actual, la cuál la cosechará y venderá él. Ella propone al hombre que pague el doble por esa siembra, la cuál es muy valiosa pero él no tiene el dinero por lo que la mujer cree que lo mejor es que las cosas se queden como están y le ofrece al hombre que trabajen juntos y se dividan las ventas de las siembras en sus tierras pero Santiago se niega. Ella le ofrece un jugoso trato en el que finalmente ella sale ganando. Ante las negativas del hombre ella le advierte que se atenga a las consecuencias.

Jonás maltrata a algunos empleados y Rodrigo le pone un alto. Los dos discuten y entonces el muchacho lo corre de la hacienda. Jonás se burla de él y le hace saber que nunca se irá, pues es la mano derecha de Aitana.

Mauro se presenta a trabajar en la tabaquera por ordenes de Samuel, allí tiene un encuentro con Lena, quien se burla de él por ser un simple peón. Él trata de besarla y ella lo abofetea por lo que entonces él le pregunta si lo desprecia por no ser Iván, al que se entregó. La muchacha reacciona y lo intenta abofetear nuevamente pero él se lo impide. Acude a Iván, a quien le reclama el haber dicho semejante mentira. Son descubiertos por Nicole, quien llena de celos cree que Lena es amante de su prometido, a quien arma una escena y a cambio solo recibe maltratos por parte de él. Se queja con Elsa, quien le jura que ella e Iván se casarán a finales de mes. Iván se niega pero harta de sus problemas de faldas, Aitana le dice que lo quiera o no se casará y trabajará o de lo contrario jura quitarle todo lo que tiene y echarlo del corojo por lo que al joven hombre no le queda otro remedio. Se queja con Jonás, quien solo se ríe de él y le aconseja que esté del lado de su tía, pues gracias a ello podría conseguir todo lo que quiere y que si no desea casarse con Nicole y ésta se le ha convertido en una piedra en el zapato… entonces se deshaga de ella.

Rodrigo le cuenta a Elsa de su noviazgo con Jazmín. Ella se llena de gusto y le advierte que Aitana no estará de acuerdo con esa relación pues Santiago Elizondo se ha convertido en su peor enemigo.

Jazmín se baña en una cascada y es espiada por Iván, quien sigilosamente se desnuda y se sumerge en las aguas y la sorprende, asustándola. Intenta propasarse con ella pero la muchacha logra escapar de él, golpeándolo en la cabeza y creyendo que lo ha matado. Se lo cuenta a Lena y Delia, quienes temen a que la muchacha haya cometido un crimen. La anciana está segura de que el que atacó a la muchacha seguramente fue Iván Aragón, del que se expresa mal. Por su parte Lena acude a él para decirle que no tiene que buscar en su hermana lo que ella le puede dar. Ambos se revuelcan.

Rodrigo habla con Guenia e intenta terminar con ella pero la muchacha no es tonta y al darse cuenta solo lo evade. Se porta cariñosa con él queriendo llegar a algo más pero él la rechaza. Ella le jura que si se atreve a despreciarla o a cancelar su compromiso su padre enfurecerá y afectará a Aitana. Rodrigo le exige que no lo amenace y sale furioso. La muchacha hace un berrinche y jura que aunque él la rechace jamás se podrá librar de ella.

Diego comienza a trabajar en el corojo bajo las órdenes de Jonás. Allí conoce a Nicole y entre ellos nace una gran amistad desbordada por pasión, pues se atraen desde el primer momento. Al saber que es la prometida de Iván, Leonor la invita a su casa y le pide que sea amiga de su hija Guenia. Nicole aprovecha esa amistad para estar cerca de Diego, quien le pide que no se case con Iván, el cuál la hará muy infeliz. Guenia se burla de su hermano y le hace ver que en toda la región nadie se puede comparar con los hermanos Aragón por lo que solo una estúpida renunciaría a uno de ellos por estar con alguien como él. Diego entonces sale furioso de casa y se baña en la cascada donde es sorprendido por Nicole, quien le dice que no puede resistirse a él. Ambos hacen el amor.

Jazmín y Rodrigo viven un tórrido romance a escondidas de los suyos pero él cree que ha llegado el momento de enfrentarse a los demás y defender su amor aún en contra de los obstáculos. Se besan apasionadamente al ponerse el sol y entonces él lleva a la muchacha al corojo y le dice a su familia que esa a la que ven con él será su esposa. Aitana no puede soportarlo. Parece amable ante todos pero se desquita cabalgando su caballo por el monte, furiosa. Jura que ninguna mujer le arrebatará a su sobrino. Jamás. Promete que se deshará de los Elizondo así sea lo último que haga en su vida.

Mauro y Camilo acuden a beber al burdel de Cornelia, quien obliga a Paloma a atenderlos. Ella lo hace tímidamente y al emborracharse Mauro aconseja a su hermano que posea a la chamaca, quien se derrite por él. Camilo solo hace saber la pena que siente por ella pues a leguas es notorio que esa vida no es la que ella ha elegido, si no a la que ha sido empujada a vivir.

Los días de cosecha se aproximan por lo que Aitana ordena a Jonás que se encargue de incendiar todo el tabaco de las tierras de los Elizondo, dispuesta a dejar a sus enemigos en la ruina. Jonás pide ayuda a Mauro, a cambio de una fortísima suma de dinero que la mujer paga. Entre los dos se encargan de incendiar la siembra de la tabacalera, causando desesperación a Santiago, quien ahora que se ha endeudado lo ha perdido todo. El hombre es consolado por sus hijas y Lena cree que es mejor que regresen a la ciudad. Él les confiesa que lo ha perdido todo y se encuentran en la ruina. Jazmín es optimista y junto con Samuel proponen empezar de cero. Camilo los sorprende diciéndoles que pudo ser que el incendio haya sido provocado.

Aitana asegura a Rodrigo que si él tiene que ver con una Elizondo ella lo desconocerá. El muchacho trata de hacerle ver a su tía que él tiene derecho a hacer su vida pero ella, celosa y posesiva, lo intimida al decirle, que él no puede hacer su vida con nadie que no sea ella. ¡Mocos! Son interrumpidos por Santiago, quien acusa a Aitana de haber mandado a incendiar su siembra para perjudicarlo. Ella cínicamente le dice que después de todo esa siembra no le pertenecía y le propone hacerle un préstamo para que salga adelante mientras deje su hacienda y tierras como garantía. Él se niega y jura que saldrá adelante a pesar de ella.

En el pueblo no se rumora otra cosa que no sea el incendio. Violeta, quien descubre olor a quemado en las ropas de Mauro, pregunta a éste donde estuvo mientras todo ocurrió y él le dice que en la cantina, con Iván. La muchacha no le cree y le dice que Iván no es su amigo, sino un canalla. Sospecha que tanto su hermano como Iván tuvieron que ver con el incendio bajo órdenes de Aitana. Se lo dice a Camilo, quien jura a su hermano que si él tuvo algo que ver con el incendio lo lamentará. Cuando Samuel los escucha exige a Mauro que diga la verdad. Éste lo niega absolutamente todo.

Elsa no puede creer que Santiago lo haya perdido todo y que éste solamente se haya hundido en el alcohol. Samuel los sorprende y les asegura sospechar que el incendio fue provocado por lo que Elsa acusa a Aitana de semejante fechoría y propone a Santiago que no tome represalias pues ella lo ayudará a vengarse donde a Aitana más le duele.

Aitana felicita a Jonás y le da una fuerte suma de dinero.  Asegura estar feliz porque los Elizondo lo hayan perdido todo. Se asombra cuando Elsa dice a sus hijos sobre sus sospechas del incendio por lo que Rodrigo tiene una fuerte discusión con su tía, a la que  jura que si se entera que ella tuvo que ver con el incendio se lo hará pagar. Acude a Jonás, a quien exige que diga la verdad amenazándolo con correrlo pero el capataz solo se burla de él diciéndole que no tiene el poder de echarlo y le jura que tanto él como Aitana son inocentes. Aitana por su parte defiende a su capataz y chantajea a su sobrino con lágrimas. Él la abraza y le pide perdón mientras Iván ríe y cuenta a Nicole que siempre ha tenido la sospecha de que su tía está enamorada de su hermano. Elsa le exige que calle pues esos pensamientos insanos son retorcidos.

En una cárcel de la ciudad, Pitágoras es liberado y al no tener a donde ir toma un autobús que lo lleve a Tierra Brava, donde se presenta ante el padre Casimiro, su padrino, a quien le pide ayuda. El buen cura le pide que no diga que ha salido de la cárcel y ofrece ayudarlo principalmente dándole techo. Cuando en la panadería del pueblo, de la que Enriqueta y Faustina son dueñas, el hombre se hace presente, éstas dos quedan terriblemente enamoradas de él y se ponen a sus pies. Pitágoras entonces decide que puede sacar provecho de ellas.

Enriqueta y Faustina descubren a Genoveva echando las cartas. Ésta les dice que los olvidados de los que una vez hablo ya se encuentran en Tierra Brava pero que en las cartas aún ve a un hombre que regresa del más allá, como el diablo, a sembrar discordias. Las dos solteronas pelean entre sí pues creen que ese hombre es para una de ellas. Ambas juran que lucharán por él. Se van a sus habitaciones, donde a cada una le espera su amante: Diego y Mauro, quienes las hacen felices a cambio de dinero.

Lena se ve con Iván y ambos se besan pues han comenzado una relación. Son espiados por Nicole, quien al ver a Lena sola la abofetea y exige que deje a Iván. Lena se defiende de la misma manera y se burla de la muchacha a la que confiesa estar interesada en su prometido y más que dispuesta a quitárselo. Las dos se declaran la guerra por el amor de Iván.

Rodrigo busca a Jazmín, quien lo desprecia por ser sobrino de la mujer que causó el incendio de la siembra de su familia. Rodrigo jura que su tía es inocente pero Camilo le demuestra que el incendio fue provocado y seguramente Jonás es el responsable. Rodrigo asegura que para entrar a la propiedad su capataz debió recibir ayuda y que si fue así entonces o Mauro o Camilo debieron ayudarlo. Cuando Santiago escucha eso exige a Camilo que le diga la verdad. Este jura que él y su hermano son completamente inocentes. Más tarde les hace saber a Samuel y Delia que sí, en efecto, Mauro anda en muy malos pasos con Jonás.

La policía interroga a Aitana, quien no hace más que llorar pues asegura que la siembra perdida era más de ella que de los Elizondo. Se las ingenia para engañar a todos pareciendo inocente. Jonás la apoya y Elsa lamenta que la justicia sea ciega. Rodrigo aparece y exige a su tía una explicación. Ella lo cachetea y le prohíbe que le levante la voz o le falte al respeto. Después reacciona y besa las mejillas de su sobrino y lo abraza pidiéndole perdón por sus arranques pues dice estar nerviosa por todo lo sucedido. Cree que lo que ha sucedido fue lo mejor pues los Elizondo no tendrán más remedio que irse. Rodrigo le dice que se equivoca pues él mismo ayudará a esa familia a comenzar desde cero pues es la familia de la mujer con la que se casará. A solas, la mujer maldice a los Elizondo y jura que Jazmín no le arrebatará el amor de su sobrino por lo que acude a la muchacha y le jura que si no convence a su padre de largarse de Tierra Brava todos ellos lo lamentarán.

Paloma intenta acercarse a Camilo, quien le dice que no puede fijarse en ella porque su corazón le pertenece a alguien más. Para desilusionarla le asegura estar luchando por el amor de esa otra. Paloma llora pues lo ama verdaderamente desde que era una niña.

Aitana recuerda al hombre con el que se casó y mira una foto de Rodrigo. Ve que los dos son parecidos y se toca a si misma dejando al descubierto que siente por su sobrino la misma pasión que sintió por aquél hombre.

Elsa habla con Iván y Rodrigo de lo severo que es Santiago con sus hijas, a las que prohíbe siquiera tener un novio. Cuando Nicole escucha eso, decide ir a hablar con el hombre, a quien dice que Lena es la amante de su prometido por lo que Santiago exige a su hija que le diga la verdad y la encierra bajo llave. Esto hace que Jazmín se comunique con su abuela y le diga lo que está pasando. El saberlo hace que Magnolia tome la decisión de sorprender a su yerno al irse a vivir a Tierra Brava, asegurando que no permitirá que arruine la vida de sus nietas como arruinó la de su hija.

Iván habla con Guenia, a quien le dice que Rodrigo está interesado en Jazmín. La muchacha hace una rabieta y jura que su novio no se burlará de ella. Acude a la tabaquera y se presenta como la prometida de Rodrigo Aragón, destrozando el corazón de Jazmín, quien le dice que entre ella y ese hombre no existe nada, por lo que se pueden casar cuando quieran. Jazmín llora amargamente y confiesa a Magnolia estar perdidamente enamorada de él. Se convence de que tal vez Aitana tiene razón y deben irse pero la abuela ahora se niega y brinda todo su apoyo a Santiago, al que exige que deje de lamentarse y buscar culpables de su tristeza. Le asegura que si no aprovecha esta nueva oportunidad para acercarse y así recuperar a sus hijas terminará arruinado y solo.

Aitana cachetea a Elsa, a la que prohíbe que ayude a los Elizondo. Elsa llora y le asegura que si no fuera porque ayuda a sus hijos hace mucho que se hubiera ido del corojo. Cuando Rodrigo descubre que su madre se marchará se enfrenta a su tía y decide irse él también. Ella intenta detenerlo pero el muchacho está más que decidido por lo que a Aitana no le queda más remedio que pedir una disculpa a su cuñada.

Iván tiene un encuentro con Violeta, con la cual desea vivir viejos momentos. Ella lo araña y le dice que no ha olvidado que él fue el infame que la violó, pues aunque la emborrachó en una fiesta pudo reconocerlo en la oscuridad en que la sorprendió. Él le jura que si habla su familia lo lamentará.

Camilo declara su amor a Jazmín, quien decide corresponderle cuando Magnolia le hace ver que ese muchacho es diferente a ella pero puede aprenderle mucho. Camilo enseña a la muchacha como es la industria tabacalera mientras que Lena se entretiene con Mauro en un alaguna, donde ambos arden en pasión. Él dice amarla y ella le pide que solo vivan en momento pues ella jamás se casaría ni viviría con un animal salvaje como él. Jonás los espía y se apasiona por la mujer.

Ante su necedad por amar a Jazmín y problemas con Jonás, Rodrigo se presenta a trabajar y es liquidado por su propia tía, quien le dice que si no está de su lado entonces se convierte en su enemigo. Jonás aprovecha la partida de Rodrigo para hacer de las suyas dentro de la hacienda ayudado por Iván, quien comienza a trabajar para su malvada tía, a la que promete le será muy útil. Jonás se burla de él pues nunca trabajó antes. Rodrigo por su parte decide irse del Corojo a pesar de los ruegos de su madre. Aitana llora la partida de su sobrino.

JUNIO 2012. Con un préstamo de Magnolia Santiago comienza desde cero con la siembra de tabaco. Camilo y Mauro, así como Samuel, contribuyen a la siembra. Jazmín, quien se ha enamorado de la tierra, la trabaja, entre hombres y a ellos se une Rodrigo, quien pide a Santiago que le de trabajo. Todos juntos logran un buen trabajo pero los celos de Rodrigo despiertan cuando se da cuenta que Camilo y Jazmín se llevan muy bien. Habla con ella y ésta le dice que ha decidido hacerse novia de ese muchacho, que aunque es pobre es sincero y la respeta.

Guenia y Fausto se presentan ante Aitana para exigir que su sobrino se case con la muchacha. Aitana les explica que Rodrigo ya no vive con ella y por lo tanto ya no posee nada pues lo ha desheredado. Fausto enfurece y recuerda a la mujer que ambos prometieron que emparentarían por lo que ella propone que Guenia se case con Iván. Fausto se niega y propone que sea con Alirio, pues finalmente el muchacho será el máximo heredero de la mujer, la cuál acepta segura de que casándose Guenia con su hijo la muchacha y su ambicioso padre tendrán que pasar tragos muy amargos. Guenia pone el grito en el cielo pues ella solo desea ser la mujer de Rodrigo. Fausto le jura que si no lo ayuda con ese matrimonio que lo salvará de la quiebra entonces dejará de mantenerla.

Iván da la noticia a Alirio, a quien burlonamente asegura que lo quiera o no, de una u otra forma se hará hombre finalmente. Alirio habla con su madre y le pide que no trate de obligarlo pero ella se lo impone argumentando que ese matrimonio es un negocio y él debe hacer su voluntad.  Aitana critica a su hijo, quien es consentido por Elsa. El muchacho pide a su madre que le diga porqué lo desprecia y quiere más a su sobrino Rodrigo. Aitana confiesa despreciar a su hijo por creerlo un mariquita, un débil, todo lo contrario a lo que Rodrigo es y al que quiere por sobre todas las cosas.

Jonás descubre que Lena está jugando tanto con Iván como con Mauro por lo que al sorprenderla bañándose en la laguna intenta propasarse con ella y le exige que coopere, si no quiere que todos se enteren de sus romance, principalmente su padre. Ella logra escapar de las redes del malhechor con miedo a que Santiago sepa que se ha enredado con un criado y con el sobrino de su enemiga. Jura que de alguna manera tendrá que encargarse de callar a Jonás por lo que se las ingenia para sacarle dinero a Magnolia, mismo que le entrega al malvado hombre.

Jazmín y Rodrigo se encuentran y hablan. Él le dice que lo suyo con Guenia se ha terminado y que ahora ella se casará con su primo Alirio. Intenta besarla pero ella lo rechaza pues cree que no puede engañar a Camilo, quien los vigila desde lo lejos y más tarde exige a su amigo que se aleje de la muchacha. Rodrigo deja claro que él y Jazmín se aman y desean estar juntos. Nace una enemistad entre ellos.

Nicole no deja de fastidiar a Iván con sus celos. Él le exige que se regrese a la ciudad y den por terminada su relación pero ella no desea hacerlo. Sigue teniendo un romance con Diego, al que su padre descubre y aconseja que se ande con mucho cuidado.

Aitana busca a Rodrigo y le pide que regrese al Corojo. Él pone como condición que cambie su actitud y sea gentil con Alirio, quien se casa con Guenia, despertando habladurías entre la gente del pueblo pues al muchacho lo conocen por ser un afeminado. En la noche de bodas la muchacha descubre sensualidad en él pero Alirio no le corresponde y le deja claro que solamente se casó con ella por órdenes de su madre. La muchacha se refugia en las caballerizas, donde llora su pena. Iván la sorprende y la seduce para darle su regalo y noche de bodas. Los dos fornican salvajemente, vistos por Jonás.

Pitágoras se dedica a enamorar a Faustina y Enriqueta, quienes a su vez deciden terminar sus aventuras con Diego y Mauro ambas asegurando que ellas necesitan verdaderos hombres y no mocosos o pobretones en sus camas. Ninguna de las dos sospecha que Pitágoras solo desea jugar con ellas y que con el tiempo les pedirá dinero prestado.

Aitana se sigue atormentando con el recuerdo del marido que la abandonó en plena fiesta de bodas. Cae una tormenta y con la luz de los relámpagos cree verlo entre las cortinas, como una sombra. Asustada, llora y le exige que la deje tranquila.

Magnolia nota a Lena distante y le aconseja que haga algo para no aburrirse en el lugar pero a Lena nada le agrada más que divertirse. Nadie sospecha que bebe a solas hasta perderse y aprovecha cuando todos duermen para escapar de casa y encontrarse con Iván, con quien se divierte en las cantinas del pueblo, emborrachándose hasta perderse.

Guenia se queja de la falta de interés de Alirio y se sorprende cuando descubre que Rodrigo ha regresado al Corojo. Él la felicita por su boda y le deja claro que no quiere tener nada que ver con ella pues es más que obvio que la única razón por la que le urgía casarse era por intereses económicos. Guenia jura amarlo y le propone que ahora que viven bajo el mismo techo sean amantes. Cuando Rodrigo se lo cuenta a Iván este solamente se ríe pues cree que Guenia es una ficha. Al estar a solas en la hacienda, Iván roba, como es su costumbre, dinero a su tía, pero es descubierto por Nicole, quien lo amenaza con echarlo de cabeza si no se casa con ella. Él le pide tiempo para hacer un negocio y entonces casarse.

Mauro registra entre las cosas de Magnolia y roba una joya valiosísima que después la mujer busca y como todo inculpa a Camilo Santiago le exige que devuelva lo que robó o se marche de su hacienda. A Camilo todo lo acusa pero no tiene como demostrar su inocencia por lo que opta por irse. Jazmín también termina su relación con él y Rodrigo aprovecha para tratar de reconquistarla. Los dos se besan y cuando Santiago los descubre arma un escándalo. Prohíbe a Rodrigo que intente enamorar a su hija.

Iván discute con su madre, a la que ofende gravemente recibiendo una bofetada como respuesta. Se va y entonces Aitana sorprende a su cuñada para burlarse de ella. Le asegura que todo lo que su hijo le ha dicho es verdad.

Nicole se siente demasiado atraída a Jonás y entre los dos nace un ardor extraño que los hace amantes y volcarse en pasión. Iván los sorprende teniendo amoríos y a ella la acusa de ser una zorra, una trepadora. La zarandea y da por terminada su relación. Asegura a Jonás que se arrepentirá por lo que le ha hecho y decide quejarse con Aitana, quien solo se burla de su sobrino y le hace ver que Jonás, aunque sea un criado, es mucho más hombre y fuerte que él. La mujer, molesta, asegura estar harta de que en su familia solo hayan hombres débiles, a excepción de Rodrigo.

Mauro y Jonás hablan del incendio provocado a la tabaquera y son descubiertos por Edilberto, quien los amenaza con decirle la verda a Aitana y a quien causan un terrible accidente que lo manda al hospital. Los dos malhechores temen a que el hombre diga lo que sabe por lo que creen que deben arrebatarle la vida. Jonás obliga a Mauro para que él lo haga  pues es el más perjudicado en caso de saberse la verdad. Mauro entonces se las arregla para arrancarle completamente la vida a Edilberto, quien muere asfixiado. Al leerse su testamento Aitana descubre que el hombre nunca tuvo nada y que casó a su hija con su hijo solo por Ambición. Se desquita con la muchacha, a la que abofetea y corre de su hacienda. Guenia se refugia en Leonor, quien enfrenta a la mujer y le exige que de a su hija el trato que merece. Aitana asegura a la mujer que ahora que su marido ha muerto ella no se hará responsable de su familia.

Iván y Lena tienen un romance secreto y son descubiertos por Jazmín, quien pide a su hermana que se aleje de ese hombre el cual está comprometido. Lena le asegura que ya no es así y cree que casándose con Iván podrá tener la vida que una vez tuvo.

 Aitana es sorprendida por un hombre hermoso y corpulento que le dice que al parecer si no la abandonan ella echa a las personas de su lado pero siempre bajo las mismas circunstancias. Ella se pasma al verlo. Ese hombre es Salvador Valtierra, su marido, quien le muestra una cajetilla de cigarros y le dice que por fin encontró sus favoritos, cínicamente. Ella lo corre y hasta le apunta con un revolver exigiéndole que se vaya. 
Él se acomoda y le dice que eso no será, pues son marido y mujer y él ha llegado para quedarse. Ambos forcejean y él termina por besarla por la fuerza hasta que ella le corresponde. Al terminar de besarse ella lo abofetea y le mete dos tiros asustando a todos en la hacienda. Es Elsa quien cura al hombre, quien le dice que tuvo razones para desaparecer y regresar hasta ahora. Conoce a Alirio y cuando éste pregunta quién es Aitana aparece y le dice que es su padre, el canalla que la abandonó el día en que se casaron y que es tan débil como él. Salvador se alegra al saber que tiene un hijo.

Guenia se queja con Diego pues cree que Alirio es homosexual ya que no puede corresponderle como hombre y ella no ha podido olvidarse de Rodrigo. Diego le propone a su hermana que aproveche su matrimonio y por otra parte se encargue de enamorar al hombre que ama pues así saldrá beneficiada.

Casimiro pide a Aitana ayuda para la iglesia pero ésta se niega y le recuerda que su Dios es el que le ha hecho la vida miserable. El sacerdote acude a los Elizondo y allí Magnolia se apiada de él y le cuenta, preocupada, que Lena se ha vuelto rebelde y se ha empeñado en tener amoríos con Iván Aragón. Casimiro le cuenta a la mujer que ese muchacho no es bueno y tarde o temprano hará sufrir a su nieta.

Pitágoras, decidido a conseguir su objetivo de estafar a las solteronas Matamoros, insiste en enamorarlas y a ambas las engañas mientras ellas se juran la una a la otra que pronto abandonarán la soltería, atacándose. Es Genoveva quien descubre el engaño del hombre en sus visitas nocturnas.

A pesar de la oposición de Aitana, Elsa y Rodrigo están dispuestos a seguir ayudando a Santiago para que la tabaquera salga adelante por lo que con el fuerte préstamo que le hacen él logra salir adelante. Rodrigo confiesa estar perdidamente enamorado de Jazmín y Elsa intercede por él ante Santiago, quien acepta la relación de los muchachos. Jazmín y Rodrigo comienzan de nuevo.

Salvador no deja de sacarle dinero a Aitana, quien lo corre de la hacienda sin que éste haga caso por lo que ella cree que debe tomar medidas extremas. Salvador por su parte hace amistad con Jonás, a quien propone que juntos posean toda la fortuna de Aitana Aragón. Alirio los escucha secretamente y trata de advertir a su madre pero la mujer se niega a escucharlo y le exige que no tome partido en los negocios pues él nunca ha servido ni servirá para nada.

Nicole se niega a irse del Corojo y habla con Elsa a quien con llanto le cuenta los maltratos de Iván. Elsa pide paciencia y al hablar con su hijo se sorprende cuando éste le dice que no se casará con la muchacha. Nicole se desahoga con Jonás, quien se aprovecha de la situación para hacerla suya nuevamente. Ella es descubierta por Aitana, quien la persigue hasta sorprenderla a solas y la abofetea acusándola de ser una cualquiera. Ambas discuten y entonces Aitana la echa de su hacienda de los cabellos, a rastras, para más tarde abofetear a Jonás, a quien asegura que si a ella le ve la cara como a Iván lo lamentará. Salvador se burla de su camarada a quien propone que hagan firmar a la mujer algo que a Salvador lo nombre su albacea para entonces asesinarla.

Llena de soledad por la muerte de su padre y el rechazo de su marido, Guenia encuentra en Iván un poco de fuerza. Lo hace su amante y ambos viven un tórrido romance que Leonor descubre y se niega a aceptar pues no quiere que su hija sea la amante de ese muchacho.  Pone al tanto de las cosas a Aitana quien con su fuete golpea a su nuera, a la que exige que respete a su familia. Guenia se revela y se niega a seguir recibiendo humillaciones. Acusa a Alirio de ser un impotente y a su suegra de ser una amargada que odia a los hombres porque no puede olvidar lo que el suyo le hizo hace años. Salvador solo se burla de Aitana, quien lo enfrenta y exige que se marche del corojo. Él reacciona violentamente y trata de hacerla suya por la fuerza pero ella se defiende y lo golpea muy bien. Le da un par de días para que tome sus cosas y se largue.

Camilo monta a caballo con Jazmín y sufren un accidente. Rodrigo lo culpa de lo sucedido y ambos tienen un enfrentamiento. Jazmín exige a Rodrigo que se calme y defiende a Camilo, causando celos en el posesivo novio, quien llega a casa furioso y es sorprendido por la malvada Nicole, quien le pide ayuda pues no tiene a donde ir. Él trata de consolarla y ella se aprovecha de ello para engatusarlo. Ambos hacen el amor.

Lena descubre que está embarazada y se lo hace saber a Iván, quien la rechaza y le exige que pierda el hijo que espera. Cuando Mauro se entera él le ofrece ser el padre de su hijo. Lena lo rechaza asegurándole que ella jamás podría fijarse en un muerto  de hambre como él.

Lena llora con Magnolia, a quien cuenta su pena. Santiago las descubre y exige a su hija que le diga quien es el padre del hijo que espera. Lena se niega a decirlo y Magnolia la cubre. Santiago lamenta que su hija actúe como una perdida y le dice que ahora que traerá al mundo una boca más no puede quedarse cruzada de brazos por lo que le dice que ayudará a Delia y Violeta en los quehaceres de la casa. Lena se niega pero Santiago ya ha dicho su última palabra.

Jonás engaña a Aitana y está a punto de hacerla firmar unos documentos que los nombran a él y a Salvador como dueños de la hacienda. Alirio los sorprende e impide que esos documentos sean firmados. Jonás sospecha que el muchacho sabe algo y se lo dice a su socio, quien amenaza a su hijo y le jura que si intenta interponerse en sus planes será Aitana quien pague las consecuencias. Alirio llora pero aun así está dispuesto a ayudar a su madre. Elsa lo nota nervioso y le pide que le diga qué sucede pero él se niega. Iván lo sorprende a solas y le exige con violencia que le diga qué sucede. Al saber de los planes de Jonás y Salvador, Iván cree que sacará ventaja de todo por lo que se acerca más a su tía, a quien promete serle fiel y estar dispuesto a ser su mano derecha. Ella, para ponerlo a prueba, le pide que se deshaga de Salvador.

Nicole se acerca cada vez más a Rodrigo, en quien encuentra todo lo que no pudo con Iván. Él le cuenta del amor que siente hacia Jazmín por lo que Nicole, segura de que puede tener una segunda oportunidad, acude a la muchacha para contarle que entre ella y Rodrigo hay relaciones intimas. Jazmín llora al enterarse y se lo cuenta a Lena, quien por su parte busca a Nicole y le dice que ella será quien se case con Iván, pues espera un hijo suyo. Nicole sufre por el engaño de su ex.

Faustina y Enriqueta reciben en la panadería a Pitágoras, a quien tratan con cordialidad y regalan cuanto pueden. Las dos se dan cuenta del interés de la una por la otra hacia el hombre y pelean. Genoveva les hace ver que las dos son lo suficiente mayores como para pelearse o fijarse en un hombre como él.

Magnolia obliga a Lena que diga la verdad y ésta asegura que es Iván Aragón el padre del hijo que espera por lo que Santiago acude al Corojo para exigir al hombre que le cumpla a su hija. Aitana interviene y asegura que Lena es una mujerzuela al igual que Jazmín y como seguramente lo fue su madre. Santiago está a punto de responderle con fuerza pero tanto Jonás como Iván lo detienen. Al marcharse el hombre Aitana abofetea a su sobrino acusándolo de ser un estúpido. Le jura que lo casará con la hija de Santiago pero que de ella jamás volverá a ver un solo peso. Elsa llora pues no entiende la irresponsabilidad de su hijo, quien asegura que no se casará con Lena mas su madre le hace ver que si no lo hace, no solo esa muchacha sufrirá la furia de Aitana, si no también ellos.

Rodrigo exige a Camilo que se aleje de Jazmín y a cambio recibe acusaciones por haber hecho suya a Nicole. Rodrigo trata de hablar con Jazmín y ésta le pide que se olvide definitivamente de ella.

Aitana sabe por Jonás que la tabaquera está teniendo excelentes resultados y dentro de poco dará competencia con el corojo. Cree que es el viejo Samuel quien sabe del negocio y gracias a él Santiago crecerá. Salvador aconseja a la mujer que lo deje interceder pues él quizás pueda lograr algo. Acude a la tabaquera y se impresiona ante la belleza de Jazmín, a quien dice que ha acudido para ponerse al servicio de su padre y ayudarlo a hacer competencia a Aitana Aragón. Cuando Santiago y Samuel se enteran de las ideas de Salvador, creen que de hacer lo que el hombre dice la tabaquera se colocará como una de las productoras de tabaco más fuertes de la región, por lo que deciden confiar en él. Para no ser descubierto Salvador exige a Aitana que lo deje vivir en una casa que tiene en las afueras de la ciudad. Ella lo hace pues él le promete que ha engañado a los Elizondo y pronto los destruirán.

Guenia habla con Alirio y le pregunta si es verdad que le interesan los hombres. Él le jura que no es así pero que tampoco la ama a ella por lo que le autoriza que tenga un amante ya que él no dirá nada. Asegura que siempre ha sido una sombra de su primo Rodrigo, a quien Aitana quiere por sobre todas las cosas. Guenia entonces lo impulsa para que salga adelante por si mismo y no se conforme con ser esa sombra y haga lo que tiene que hacer por él y no por tener la aceptación de su madre.

JULIO 2012. Nicole cuenta a Rodrigo que Iván y Lena se casarán pues ella está embarazada. Él habla con su hermano quien asegura que no se casará con nadie. Rodrigo le jura que se casará así sea lo último que haga en su vida e Iván le reclama que sea protector de los Elizondo. Los dos están a punto de golpearse y lo hacen a pesar de que Elsa y Aitana tratan de separarlos. Accidentalmente Rodrigo golpea a Aitana, quien se ofusca con el impacto. Él le pide perdón y ella le reclama que haya sido capaz de llegar a eso y todo por ayudar a sus enemigos. Rodrigo dice que los Elizondo no son sus enemigos y que él está enamorado de Jazmín, con quien se casará. Aitana enfurece y se marcha. En su soledad, furiosa, jura que esa escuincla no le arrebatará a su sobrino, al que quiere como un hijo… y como hombre. ¡Mocos!

Guenia, confundida por el rechazo de los hombres, encuentra consuelo en Camilo y cuando nota que Camilo sufre por el amor de Jazmín y le propone que se fije en ella. Él se sincera y le asegura que jamás la podrá amar y esto causa en la muchacha una terrible frustración pues cree que quizás nadie nunca pondrá los ojos en ella. En su camino se cruza Mauro, quien le asegura que desde siempre ella le ha gustado, aunque lo haya rechazado. Lena los ve juntos y mas tarde se burla del hombre a quien dice que las mujeres como ella y Guenia jamás podrían voltear a mirarlo pues es un muerto de hambre que no vale nada.

Leonora tiene problemas económicos y cree que sus hijos deben ayudarla. Pide ayuda a Aitana, quien solo le restriega en la cara que sea una arribista dedicada a los chismes en vez de a su familia. Elsa por su parte la consuela  y le hace saber que aún puede trabajar. Leonora se niega rotundamente.

Diego busca a Enriqueta, con quien se desfoga. El asegura amarla y estar dispuesto a todo por ella sin importar que sea una mujer mayor. Ella asegura tener otro pretendiente más apuesto y hombre con el cuál ha decidido hacer su vida. Diego se marcha entristecido y en la calle se encuentra a Pitágoras, con quien se emborracha mientras que Genoveva confiesa a Enriqueta saber su secreto.

Aitana descubre a Salvador en el pueblo hablando con Jazmín. Él le confiesa estar interesado en la muchacha y jura que así tenga que aplastar a Rodrigo luchará por el amor de la muchacha. Aitana sufre y se atormenta descubriendo que aún siente algo por su marido. Jura que Jazmín no le arrebatará nada y que antes de que eso pueda suceder la destruirá.

Mauro tiene un encuentro con Nicole, quien le pide que la ayude. Se le desnuda y entonces él le hace el amor jurándole que hará lo que le pida. La malvada muchacha entonces le propone que la ayude a vengarse de Iván Aragón.

Rodrigo suplica a Jazmín que lo perdone pero ella cree que no podrá tenerle nunca confianza. Ambos discuten fuertemente y deciden dejarse de ver. Salvador aprovecha la situación para enamorar a la muchacha a pesar que Camilo trata de interponerse.

Santiago se sigue atormentando con sus fantasmas y Magnolia le pide que haga un esfuerzo por sus hijas y en vez de alejarlas más de él las apoye para que se sientan seguras, amadas.

Salvador comienza a acercarse a Jazmín despertando sospechas en Rodrigo, quien le hace saber a Aitana de las intenciones de su marido con la muchacha. Cuando Camilo cuenta a su amigo de las intenciones de su tío con Jazmín, los dos hombres tienen un enfrentamiento pues ambos desean a Jazmín, a la que Aitana ahora odia pues la cree responsable de arrebatarle el amor de sus hombres.

Lena e Iván se casan y en su sencilla fiesta de bodas Aitana deja claro que no porque su sobrino se haya casado con una Elizondo ella ayudará a esa familia a la que está dispuesta a destruir. Lena le asegura a la mujer que ahora que ella vivirá en el corojo las cosas pueden cambiar. Aitana le dice que ella e Iván no vivirán en el corojo y el muchacho se entiende cuando su tía le muestra que todas sus cosas ya se encuentran empacadas fuera de su hacienda. Tanto él como Lena deciden vivir en la tabaquera pero también Santiago se niega y les dice que deben empezar de cero. Tanto Lena como Iván se culpan el uno al otro por su situación.

Paloma y Cornelia pelean pues la primera no quiere dedicarse de por vida a la mala vida. Cornelia la amenaza con dejarla en la calle si no sigue accediendo a que la exponga en el prostíbulo. Paloma sufre y asegura que un día se liberará de su madre. Tanto Jonás como Iván tienen los ojos clavados en ella. Es Iván quien intenta propasarse con la muchacha pero Cornelia le deja claro que su hija es intocable.

Katia sorprende a Iván en la laguna, nadando desnudo. Él se aterra ante su presencia y le asegura que su vida de casado no será fácil pues ella hablará con su familia y exigirá una pensión, así como lo acusará de ser el causante de tantas desgracias. Él se porta cariñoso con ella, la besa, la seduce, le hace el amor y le dice que las cosas para ellos serán diferentes ahora. La ahoga en la misma laguna y después la entierra en un lugar lejano.

Mauro se une a Jonás y Salvador en sus planes para causar un accidente a Aitana y así el último pueda manejar el corojo a su antojo. Nuevamente Alirio los escucha y decide alertar a su madre, quien no le cree en un principio pero es Guenia la que la convence cuando le dice que Alirio es mucho más hombre de lo que ella piensa. Alirio pide a su madre lo deje trabajar en el corojo y ser sus oídos, sus ojos. Aitana decide darle una oportunidad y entonces Salvador habla con su hijo para tratarlo de convencer de que si se unen todo les puede pertenecer a ellos dos. Alirio acepta pero en el fondo desea ponerle a su padre una trampa.

Aitana prohíbe a Elsa que tenga que ver con Santiago. Elsa le deja muy claro que el hecho de que Aitana se niegue a amar por todo lo que los hombres le hicieron no quiere decir que ella también deba hacerlo. Confiesa estar enamorada desde que se casó con el hermano de Aitana, obligada por sus padres, y que fue por ese motivo que Santiago se fue y jamás regresó.

Rodrigo le dice a Jazmín que Salvador es el marido de Aitana y no debe confiar en él pues es un vividor. Le suplica que le de una nueva oportunidad y la muchacha decide hacerlo destrozando el corazón de Camilo, quien se hunde en el alcohol.

Mauro pide a Jonás que, así como lo ayudó a incendiar las tierras de los Elizondo ahora necesita que le regrese el favor: Perjudicar a Iván Aragón, su propio amigo. Jonás ríe burlonamente y promete ayudarlo pues sabe que a la larga se lo agradecerá. Delia los descubre y sabe que Mauro anda en malos pasos. Se horroriza al escuchar que su nieto asesinó a Edilberto por órdenes de Jonás. La mujer suplica a su nieto que no se meta en líos y éste le exige que no se meta en lo que no le importa. Delia entonces actúa rara y no le dice a Samuel lo que sabe.

Aitana amenaza a Jazmín, a la que asegura que destruirá ahora que ha decidido regresar con Rodrigo. Jazmín la enfrenta delante del hombre y se atreve a exigir a la mujer porqué cela tanto a su sobrino como si estuviera enamorada de él. Aitana se aterra ante tal exigencia y está a punto de soltar un fuetazo a la muchacha pero Rodrigo se interpone y exige que conteste lo que se le preguntó. Aitana se marcha y llora amargamente en su soledad pues está enamorada de su sobrino. Salvador la sorprende y trata de ser cariñoso con ella. La besa y ella decide entregarse a él.

Jonás e Iván molestan a una Paloma a quienes borrachos, deciden hacerla suya y la violan cruelmente. Iván se marcha pero Jonás decide que la muchacha puede abrir la boca y causarle problemas por lo que decide asesinarla y arrojar su cuerpo a un pantano, alarmando a Cornelia  ante su desaparición. Violeta está presente cuando la policía le informa a la mujer que su hija ha aparecido muerta y presenta marcas que demuestran que antes de morir fue violada. La muchacha se pone histérica y llora amargamente. Tranquila, se marcha y va a enfrentarse con Iván y Jonás, a quienes les dice estar segura de que uno de ellos asesinó a esa muchacha tras violarla pues son ellos los que siempre se han aprovechado de las muchachas del pueblo. Jonás amenaza a Violeta con hacerles daño a sus abuelos, los cuales podrían correr con la misma suerte que sus padres. Mauro aparece y exige que le digan qué es lo que se traen con su hermana. Violeta le cuenta que Paloma fue violada antes de morir. Mauro nuevamente jura que el día que sepa quien violó a su hermana lo matará. Iván y Jonás cruzan miradas de complicidad.

Alirio se las ingenia para poder demostrar que tanto Salvador como Jonás desean arrebatarle todo cuanto puedan a Aitana. Se lo cuenta a Guenia, quien le dice que esos hombres son capaces de todo y podrían matarlo.

Magnolia pide a Elsa que la ayude a que Santiago vuelva a recuperar la felicidad. Elsa cuenta a la mujer cómo ella y Santiago se quisieron antes de que él se fuera de Tierra Brava.

Las Matamoros pelean terriblemente cuando Enriqueta descubre a Faustina teniento intimidad con Pitágoras, quien huye del lugar por la ventana, en calzones. Las dos mujeres se gritan sus cosas hasta que Genoveva interviene y les hace ver que Pitágoras engañó a las dos y obtuvo lo mismo de las dos. Las hermanas lloran amargamente por la traición del hombre, quien se refugia en la cantina del pueblo donde se encuentra con Salvador, al que reconoce. Éste, furioso, le pregunta qué hace y allí y le exige que diga que se conocen pues nadie puede saber que estuvo en la cárcel.

Lena discute con Nicole y ésta le causa un accidente en el que Lena pierde al bebé que espera. Al ir a dar al hospital se entera de que nunca más podrá tener hijos. Iván entonces le pide que se divorcien pero Aitana se niega y le asegura que mientras ella viva él cargará con Lena como consecuencia de su estupidez. La muchacha por su parte es consolada por Jazmín y Magnolia, quienes le aconsejan que vuelva a casa con ellas y deje el corojo pero Lana es necia y asegura que ella si ama a Iván, quien al encontrarse con Nicole la abofetea y le jura que si no se marcha de Tierra Brava lo lamentará. Nicole llora amargamente y le suplica que la ame como antes. Se asombra cuando Iván le dice que jamás la amó y que solo deseaba obtener de ella lo que obtuvo tantas veces.

Aitana cabalga por sus tierras y alguien le dispara. El caballo se asusta y ella cae. Asustada también, pregunta quién anda allí. Le vuelven a disparar sin éxito y entonces aparece Rodrigo, quien la sube a su caballo y se la lleva. Ella, preocupada, asegura que alguien intentó matarla.

Violeta dice a Cornelia sospechar de quién pudo haber violado y asesinado a Paloma. Cornelia se aterra cuando escucha los nombres de Jonás e Iván, por lo que se presenta en las caballerizas del corojo a buscar al capataz, al que acusa de lo que ha hecho y lo amenaza con denunciarlo a las autoridades. Él la golpea haciéndole perder el conocimiento. Cuando Mauro los sorprende el capataz le pide que lo ayude. Llevan a Cornelia al pantano y allí la arrojan.. Jonás se marcha de inmediato pero no Mauro, quien descubre que la mujer aún se encuentra con vida y logra decirle: ELLOS LAS VIOLARON… Por lo que Mauro, tras abandonarla, acude a casa y exige a su hermana que le diga quiénes fueron los responsables de su desgracia. Samuel, Dalia y Camilo tratan de controlar al hombre pero éste está más que decidido a saber la verdad. Cuando pregunta a su hermana si los responsables fueron Iván y Jonás ésta se larga a llorar y le exige que calle asegurando que no fueron los dos, si no uno de ellos, pero se niega a hablar. Mauro entonces regresa al corojo y golpea a Iván, al que acusa de haber violado a su hermana y le grita a Lana que se de cuenta de la clase de monstruo con el que se casó. Toda la familia Aragón está presente y miran a Iván con horror. Elsa llora al no poder creer que su hijo sea capaz de esas cosas mientras que Aitana manda a sacar a Mauro con Jonás y otros peones. Cachetea a su sobrino y le dice estar harta de sus estupideces. Le entrega una fuerte suma de dinero y le exige que se marche lejos, donde nadie nunca vuelva a saber de él. Elsa intercede por su hijo pero solo recibe a cambio acusaciones, pues Aitana la culpa de ser la responsable de que Iván sea de la manera que es. Rodrigo le dice a su hermano que si ha cometido un delito afronte las consecuencias. Iván jura que él no violó a Violeta. Jonás, por su parte, felicita a Mauro por la golpiza que le puso al hombre y en silencio se burla de los dos. El verdadero violador es Jonás y lo confiesa, como confiesa que no puede dejarlo vivo ahora que sabe la verdad y éste sabe mucho de él. Le dispara por la espalda, arrancándole la vida. Escucha ruidos y se va. Es Iván, quien descubre el cuerpo de Mauro y toma la pistola. Le apunta lleno de rabia asegurándole que se alegra de que alguien le haya puesto fin a su vida. Es descubierto por peones y luego por su propia familia por lo que al verse inculpado en tal asesinato va a dar a la cárcel mientras que Jonás se oculta y habla con Salvador, a quien le dice que deben matar a Aitana lo más pronto posible y huir del pueblo. Salvador le asegura que tiene al hombre indicado para cometer semejante brutalidad: Pitágoras.

Samuel camina por el pantano y descubre el cuerpo de Cornelia, por lo que la carga y decide ayudarla. Ella le dice que intentaron matarla y que desea ir con la policía pero el hombre cree que lo mejor será curarla y la lleva a su casa, donde Delia y Violeta la atienden, mientras que Samuel y Camilo hablan de lo sucedido a Violeta. Samuel llora y no puede creer que el hijo de Aitana haya sido capaz. Camilo cree que Mauro se equivocó y que Iván es inocente, por lo que el hombre que violó a su hermana debe ser Jonás. Samuel toma su revolver dispuesto a ir a hacer justicia pero Camilo se lo prohíbe. Le pide que esperen a que Cornelia y Violeta declaren y acusen a Jonás.

Nicole sufre pues cree que ha cometido demasiados errores. Hace amistad con diego y al paso de unos días él la besa pidiéndole que le de una oportunidad. Los dos deciden empezar de cero a pesar que a Leonor no le parece que su hijo sea el novio de la ex de un criminal que está en la cárcel a pesar de decir que es inocente.

Camilo y Violeta sufren al saber que Mauro ha muerto. Más al saber que ha sido en manos de Iván. Samuel se presenta en el Corojo a exigir una explicación y a acusar a la familia de su desgracia. Aitana lo corre y le asegura que Iván pasará en la cárcel el tiempo que sea necesario para pagar por lo causado a sus nietos. Samuel asegura que eso no compensa todo el daño que se les ha hecho. Elsa, con gran dolor en su corazón abraza al hombre, fuertemente y le pide perdón en nombre de su hijo, asegurando sentir una terrible vergüenza que quizás sea hasta más grande que el dolor de él. Ante la escena Aitana solo tuerce la boca y se marcha a discutir con Salvador, quien no puede creer que la mujer tenga el corazón tan duro.

Delia está segura de que Iván no mató a su nieto pues los dos eran buenos amigos. Tampoco cree que él haya violado a su nieta Violeta, a la que exige que diga la verdad. Violeta llora y pide que la dejen tranquila jurando que nunca hablará. Cornelia defiende a la muchacha y pide a Delia que la dejen pasar un tiempo en su casa y que llegado el momento ella delatará lo que sabe, incluso quien intentó matarla al ser descubierto. Delia llora jurando que jamás se repondrá de la muerte de su nieto. En el velorio, Jonás se hace presente para dar el pésame y la mujer lo culpa de todo: de asesino y violador.

Alirio le asegura a Guenia que Iván es inocente pero debe pasar un tiempo en la cárcel pues solamente allí estará a salvo. Guenia no entiende de lo que habla y Alirio le dice que él estaba afuera cuando Mauro murió, y que vio al verdadero asesino dispararle a Mauro.

Salvador y Jonás dan a Pitágoras una fuerte suma de dinero para que se encargue de asesinar a Aitana, a quien hacen firmar un testamento que los nombra sus herederos con engañifas. Pitágoras está más que dispuesto pero la tarde en que tiene que hacer el trabajo es sorprendido por Enriqueta y Faustina, quienes le arman un alboroto en plena iglesia. Lo acusan con el padre Casimiro, a quien las dos mujeres exigen que obligue a su ahijado a casarse con una de ellas. El plan para matar a Aitana nuevamente falla.

Aitana se presenta en la Tabaquera con documentos que demuestran que a ella le corresponde parte de esas tierras por derecho a pesar que Rodrigo y Salvador tratan de hacer que ella desista de tomar posesión. La mujer está más que decidida y ofrece una fuerte suma de dinero a Santiago para que le venda todo, incluso las tierras que a ella ya le corresponden, y se marche lejos con su familia. Magnolia sale en defensa y ofrece a Aitana el doble de lo que ella ofreció solo por las tierras que supuestamente le corresponden. Aitana se niega y entonces Magnolia la enfrenta asegurando que si ella, una ranchera con dinero, es capaz de hacer lo que hace, tendrá que enfrentarse a una verdadera mujer de mundo, conocedora de justicia verdadera que puede dejarla en la ruina si se lo propone. Aitana se marcha entonces pero en la mente de Salvador hay un nuevo plan: Él puede hacer la venta a Magnolia e irse con el dinero.

Iván insiste en ser inocente pero no quiere culpar a Jonás, quien lo visita y jura que lo ayudará a cambio de que no lo involucre. Iván pregunta si él mató a Mauro y el capataz lo niega. Le propone que acusen a Aitana y así se libren todos de ella.

AGOSTO 2012. Alirio habla con su madre y a pesar de las ofensas de ésta él la pone sobre aviso y le asegura que se encuentra rodeada de criminales que solo desean matarla para quitarle todo cuanto posee. Ella le pide que le diga lo que sabe pero la repentina presencia de Salvador se los impide. Alirio se marcha y más tarde es sorprendido a solas por su padre, quien lo golpea y lo acusa de ser un mariquita. Le jura que si lo hecha de cabeza, él, junto con su madre, lo lamentará. No se da cuenta de que Guenia lo está filmando con una cámara y que es por ello que Alirio no se defiende.

Lena regresa a la tabaquera acompañada por Rodrigo, quien habla con Jazmín la cual le pide que ahora se separen definitivamente pues ella no puede tener nada que ver con él ni con su familia. Rodrigo trata te hacerle ver que él no es culpable de nada pero ante la insistencia de la muchacha los dos discuten y él se marcha enojado a reclamar a Aitana todo lo que le ha ocasionado. Ella le asegura que lo mejor es que él se olvide de Jazmín y se fije en otra mujer. Cuando él pregunta cómo quien, ella le responde: “Como yo”  y lo besa apasionadamente, dejándolo perplejo. Él la rechaza asegurando que está enferma. Toma sus cosas para marcharse de la hacienda  a pesar que ella trata de tenerlo con llanto y de rodillas, suplicándole que se apiade de ella y no la abandone. Él le dice cuanto la desprecia ahora y se va. Salvador aprovecha para reírse de ella, quien lo cachetea fuertemente y le dice que si él no se larga ella lo echará por la fuerza.

Guenia habla con Diego y Nicole, a quienes les dice que las cosas en el Corojo están muy mal. Ellos le dicen ayudarán en lo que sea a Alirio y éste entonces les pide que no pierdan de vista ni a Jonás ni a Salvador. Nicole asegura que ella puede encargarse de que Jonás le confiese sus crímenes y grabarlo sin que se dé cuenta. Acude al malhechor provocativamente. Él, contento, la llena de besos y ella le habla de sus crímenes. Él al principio asegura ser inocente de todo pero ante la insistencia de ella, quien lo felicita por haber enviado a Iván a la cárcel, comienza a lograr que él confiese lo que sabe. Trata de hacerle el amor pero ella se niega por lo que intenta forzarla. Ella logra escapar pero olvida la grabadora mientras que él solamente la maldice. Cuando ella se da cuenta de que olvidó las pruebas, se lo dice a sus cómplices. Alirio le pide que no se preocupe pues él se encargará de recuperar la declaración de Jonás.

Casimiro pide a su sobrino que abandone el pueblo pues él no desea tener problemas con la gente por lo que éste, desesperado y harto de los reproches constantes de Faustina y Enriqueta, acude a las dos individualmente y a ambas les propone matrimonio. Les pide dinero para arreglarlo todo y éstas, tontas, se lo dan, por lo que junto con lo que Salvador le ha dado reúne lo suficiente y se marcha del pueblo para siempre. Cuando las hermanas se dan cuenta de que han sido engañadas sufren terriblemente. Lamentan que Diego esté de novio y que Mauro haya muerto pues se han quedado sin amante las dos. Genoveva no hace más que reírse de ellas diciéndoles que todo lo que tienen de viejas lo tienen de calenturientas.

Aitana sufre por el abandono de Rodrigo quien ha decidido rentar un lugar en el qué vivir. Elsa decide que ella acompañará a su hijo por lo que también se marcha no sin aconsejarle a la mujer que cuide de Alirio, el cuál siempre la ha necesitado y no es como ella piensa. Aitana termina por correrla, amargada. Salvador aprovecha su dolor para hacer que le firme unos documentos. Ella lo hace y él entonces cree que toda la fortuna de su esposa pronto será suya, cuando ella muera.

En una casona cercana a la tabaquera, llega a vivir el solitario Renato Balsameda quien amargado y decepcionado de la vida se encierra y sufre amargamente pues padece una terrible enfermedad que lo ha condenado a morir. Al caminar por el campo se cruza con Jazmín, quien se presenta ante él y le ofrece su amistad. Él la invita a tomar un té. Le habla de su vida como arquitecto en la ciudad y de porqué desea estar solo. Ella, con optimismo, le cuenta también sus desgracias y los motivos para ser feliz, pues vale la pena. Mariano se enamora de ella y le pide que lo visite siempre, pues le hace la vida agradable.

Camilo habla con Diego, a quien le dice que desea irse lejos donde pueda olvidarse de Jazmín, la cuál nunca le va a corresponder. Le advierte que se cuide de Nicole pues nadie la conoce en el pueblo, mas que Iván, quien por algo terminó dejándola.

Alirio busca la grabadora que Nicole olvidó pero no logra encontrar nada. No sospecha que Jonás la tiene en su poder y se presenta ante la muchacha para reclamarle el que le haya querido ver la cara de estúpido. La golpea y abusa de ella asegurándole que los dos están unidos y ahora que la ayudó a deshacerse de Iván, no le permitirá jugar con él.

Lena sufre por la pérdida de su hijo y hundida en una fuerte depresión no habla más que de querer morirse. Angustiada por ella, Magnolia habla con Santiago, a quien le dice que regresará a la ciudad con su nieta. Santiago trata de negarse y entonces la mujer le exige que deje de ser tan egoísta y pensar solamente en si mismo. Él entonces habla con sus hijas, Lena decide irse pero no Jazmín, quien desea permanecer al lado de su padre y sacar la tabacalera adelante. Lena y Magnolia se marchan definitivamente del pueblo y cuando Aitana se entera se alegra pues cree que así, poco a poco, los Elizondo desaparecerán de su vida.

Rodrigo busca a Jazmín y no la encuentra. Violeta le dice que últimamente acude a la vieja casona abandonada cerca del lugar. Se lleva una sorpresa al ver a su amada muy contenta en compañía de Renato. Se marcha y cuando se encuentran en el pueblo él le reclama el refugiarse en brazos de otro hombre. Jazmín lo cachetea y entonces él la besa por la fuerza. Ella lo vuelve a cachetear.

Cornelia se presenta ante las autoridades que la creían desaparecida. Asegura haber estado oculta por temor y acusa a Jonás Orcini de haberla querido matar, así como de haber violado y asesinado a su hija en complicidad con Iván Aragón. La policía va en busca del malhechor, quien logra escapar y ocultarse para no ser detenido. Aitana se aterra al saber la verdad y entonces visita a Iván para exigirle que le diga si todo es verdad. Iván llora y dice que en efecto lo es pero que él no asesinó a la muchacha, como tampoco a Mauro. Asegura que fue Jonás el que violó a Violeta hace muchos años. Aitana entonces pide a la ley que encuentren a Jonás y descarguen sobre el mayor de los pesos. Al volver a casa echa las pertenencias de Salvador a la calle y éste no entiende qué sucede. Aitana le dice que está segura de que entre él y Jonás hay algo y que ella no quiere vivr bajo el mismo techo que los criminales. Santiago se pone violento y forcejea con la mujer, quien en ese momento es defendida por Alirio, quien se enfrenta a su propio padre por ella. Salvador lo maltrata y lo empuja por lo que el muchacho se golpea en la cabeza quedando inconsciente mientras él arrastra a Aitana de los cabellos. En ese momento llega a la hacienda Rodrigo, a quien Guenia le suplica que haga algo. Rodrigo se enfrenta a Salvador y ambos se golpean vilmente, como dos bestias salvajes, hasta que Aitana acude a su despacho, toma su rifle y dispara contra ellos. Los dos caen al suelo.

Jazmín sufre por el amor que siente hacia Rodrigo y que pareciera imposible. Elsa le hace ver que solo para ella es imposible pues en el fondo sabe que Rodrigo la ama y solo desea estar con ella.

Camilo se presenta ante Renato, quien le pide que lo ayude a moverse ya que poco a poco irá perdiendo el movimiento. Los dos hablan de Jazmín y de lo maravillosa que es. Camilo llora ante Renato, a quien le dice que ama a Jazmín por sobre todas las cosas pero que ella nunca pondrá los ojos en él por no ser de su misma condición social. Renato le da un fuerte abrazo y le pide que tenga ánimos.

Aitana y Rodrigo declaran ante las autoridades lo acontecido en la hacienda. Alirio y Guenia acusan a Salvador de haberlos maltratado físicamente. Salvador, herido por una bala, es ingresado a un hospital donde rinde su declaración. La policía se entera de que el hombre había pasado mucho tiempo en la cárcel y que es un estafador que cumplía con su libertad condicional. Al sentirse derrotado Salvador no hace mas que maldecir a Aitana pero feliz pues sabe que cuando ella muera él poseerá su fortuna. Alirio, su hijo, le dice que no es así, pues Aitana sabe de todo cuanto él intentó hacer en complicidad con Jonás: Hasta matarla. Aitana entonces recuerda los acontecimientos de hace días y asegura que intentaron asesinarla en el campo. Salvador lo niega todo pero nuevamente la policía descubre que en el pueblo había alguien que lo conocía: Pitágoras, quien confiesa que tanto Salvador como Jonás le dieron dinero para que asesinara a Aitana, trato que él nunca cumplió pues se fue del pueblo. Alirio entrega a la justicia las grabaciones que hizo y asegura que hay una más en la que Jonás afirma haber matado a Mauro.

Jonás se encuentra escondido con Nicole, a quien asegura que si lo echa de cabeza lo lamentará. Es por ello que ella decide terminar con él.

Aitana pide perdón a Alirio por su rechazo y la manera injusta en que siempre lo trató. Él por su parte agradece a Guenia el haberlo impulsado. La besa apasionadamente y ambos hacen el amor.

SEMANAS DESPUÉS: Salvador es procesado y enviado a una prisión en la que se rencuentra con Pitágoras, quien le hace una visita. Salvador le propone que los dos hagan negocios pues pueden tener muchísimo dinero pero Pitágoras ha decidido rehacer su vida lejos de los maleantes. Aconseja a su amigo que diga el paradero de Jonás pero en realidad el hombre no lo sabe.

Jazmín se ha hecho gran amiga de Renato, quien le confiesa desear casarse con ella y la besa repentinamente siendo correspondido. Los dos son vistos por Camilo, quien se hace de la vista gorda y después habla con ella aconsejándole que le de una oportunidad al hombre pues pronto morirá y en verdad se ha enamorado. Jazmín no puede creer lo que escucha y llora. Camilo le aconseja que acepte casarse con él como un acto de humanidad. Renato los escucha y entristece pero aún así no deja de sentir felicidad cuando Jazmín le dice que se casará con él.

Aitana se aterra cuando ante ella aparece Jonás, quien le dice que necesita que lo ayude. Ella se niega rotundamente pues no quiere tener que ver nada con criminales. Él le jura que si no lo ayuda le dará donde más le duele. Ella lo reta.

Elsa le dice a Rodrigo que Jazmín se casará con Renato Balsameda dentro de una semana por lo que Rodrigo acude a la muchacha para suplicarle que no lo haga. Ella está más que decidida y Camilo le dice a su amigo que lo hará por humanidad pues Renato morirá muy pronto. Aun así Rodrigo no está dispuesto a permitirlo y habla con el moribundo hombre quien asegura que Jazmín lo ama y se casará con ella le pese a quien le pese.

Diego ha buscado a Nicole sin que ésta quiera hablar con él hasta que la encuentra en el mercado. Ella se porta de manera nerviosa con Diego, a quien con señas intenta decirle la verdad sin que él pueda entenderla hasta que el hombre se da cuenta de que ella solo se está negando por temor. Acude a las autoridades y les hace saber que quizás Jonás se encuentra con ella. Aitana aparece y dice que el hombre estuvo en su casa tratando de extorsionarla. La policía busca a Jonás en el lugar y pone a Nicole a salvo. No encuentran nada y ella asegura que  el hombre tiene planes perversos.

El cuerpo de Katya es descubierto y es Nicole quien lo reconoce, horrorizada. Cuenta lo que sabe de ella a la policía que interroga a Iván, quien desesperado acepta que él la mató y que junto con Jonás violó a Paloma. El muchacho es sentenciado a 30 años en prisión, donde sus compañeros le dan la bienvenida que se les da a los violadores.

Santiago habla con Renato, a quien pregunta si está seguro de lo que hará al casarse con su hija a sabiendas de que ella no lo ama. Él asegura que sí y que pasará al lado de ella los últimos días de su vida.  Entonces la boda se celebra y Jazmín y Renato son casados por el padre Casimiro, ante Dios. Desde afuera, Rodrigo llora al contemplar la escena Y es sorprendido por Jonás, quien lo golpea dejándolo inconsciente y se lo lleva lejos, donde lo ata con cadenas asegurando que él será el instrumento de venganza contra Aitana Aragón.

Cornelia cierra el burdel y decide que se irá para siempre de Tierra Brava pues en ese lugar los recuerdos la atormentan. Se marcha para siempre bendecida por el padre Casimiro.

Nicole visita a Iván en la cárcel. Él le pide perdón y le pide que sean buenos amigos. Ella le dice que eso nunca podrá ser y le desea lo mejor. Le dice que tiene una relación con Diego y que intentará ser feliz con él.

Elsa acude a Aitana, a quien le dice que Rodrigo lleva días de desaparecido. Ella decide buscarlo por si misma y exige a las autoridades que lo encuentren. Recibe una llamada de Jonás, quien le dice que él tiene a su sobrino y que morirá si ella no le entrega tres millones de dólares en efectivo.

Jazmín regresa de su viaje de bodas y Camilo le dice que Rodrigo desapareció del pueblo el día en que ella se casó y que se teme a que se haya arrancado la vida. Jazmín sufre y Renato se da cuenta de ello por lo que le pide que si tiene deseos de buscarlo lo haga.

Aitana  acude a la cita con Jonás, en una cuenca, y se alarma al ver a su sobrino terriblemente golpeado. Entrega el dinero en efectivo y Jonás lo cuenta, alegrándose. Le apunta todo el tiempo a la mujer con un arma de fuego para entonces confesarle todas sus fechorías, cuántos mató y las razones que tuvo, así como le asegura que no se puede ir sin dejarle un recuerdito. Intenta violarla y está a punto de hacerlo pero Rodrigo logra zafarse y se abalanza contra el hombre, con quien lucha ambos dándose golpes hasta que en la escena aparece Jazmín, quien le suplica a Jonás que la tome a ella pero que a Rodrigo lo deje en paz. Jonás solo se burla de la muchacha y retoma su pistola con la que está a punto de matar a Rodrigo pero Aitana, para impedirlo, corre y se abalanza contra el malhechor cuando éste dispara, cayendo ambos al vacío. Lleno de horror Rodrigo baja de inmediato y encuentra a su tía con vida. Ella le asegura que siempre lo amó y aún en la otra vida siempre lo amará. Muere bañada en sangre al igual que Jonás. Él llora amargamente en los brazos de Jazmín, quien llora al contemplar semejante escena.

En el velorio de Aitana Jazmín no se separa un solo momento de Rodrigo, quien le pregunta si es feliz al lado de Renato. Ella asegura que sí y que el hombre es bueno con ella. Confiesa que él no ha querido que entre los dos exista intimidad.

Camilo cuida de Renato, quien se da cuenta de que el viento sopla fuerte y se avecina una tormenta. Le pide que lo cubra pues tiene frío. Escribe una carta, feliz, y decide dormirse mientras Camilo vela por él, en la cocina. Al darse cuenta de que se ha dormido, va a la funeraria a dar el pésame a Rodrigo.

Magnolia y Lena apoyan a Elsa, quien asegura que sufre por Alirio, quien recién había hecho las paces con su madre y la ha perdido, encontrando consuelo en Guenia, su esposa.

Cuando Jazmín y Camilo regresan a casa de Renato, al amanecer, descubren que el hombre ha muerto. Renato en su carta agradece a Jazmín el haberlo hecho el hombre más feliz del mundo. Le compensa dejándole una cuantiosa cuenta en el banco. Al leerse su testamento se lee una carta dirigida a Camilo, a quien el hombre asegura que nunca más nadie, le menospreciará por ser solo un empleado. Lo nombra heredero de su casa y todas sus tierras en Tierra Brava, por lo que al ser un hombre rico, Camilo se instala en ese lugar con su familia.

Pitágoras, después de mucho tiempo, regresa al pueblo y es sorprendido por Faustina y Enriqueta, quienes se pelean por él. Se llevan una terrible sorpresa cuando el hombre, caballeroso, más hermoso que nunca, de rodillas pide la mano de Genoveva, a quien suplica se case con él. Genoveva acepta y se va con el hombre, dejando mudas a sus patronas, quien solo refunfuñan contra ella, llamándola traidora.

TIEMPO DESPUES: Alirio ha heredado la mitad de los bienes de su madre, quien ha heredado a Rodrigo su hacienda, por lo que él se hace cargo del Corojo ahora y ha devuelto a los Elizondo sus tierras. Tanto él como Alirio han formado un poderoso imperio y al parecer viendo hacia el futuro se sienten tranquilos y felices. Es en su caballo en el que Rodrigo, montado, acude a la iglesia del pueblo, donde todo Tierra brava le aguarda para verlo descender como un regio novio. Allí, en la iglesia del pueblo, espera ansioso la llegada de la novia, quien luce bella, regia, y de la mano de Santiago, su padre, llega al altar para casarse con el hombre al que más ha amado en la vida. Siendo ambos bendecidos por Dios de mano del padre Casimiro, para cerrar su historia con un fuerte beso de amor que los unirá por siempre.










FIN










© TE DEJÉ DE AMAR DR. 2012
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) & (P) 2012